Destinos para la luna de miel: Italia

post-img
Compartir:

Hoy os traigo uno de mis destinos favoritos elegidos por la agencia de viajes NUBA, Italia. Podemos dividir este viaje en cuatro partes: la Toscana, la Costa Amalfitana, Capri y Sicilia. A continuación os dejo una gran guía para disfrutar de una luna de miel inolvidable.

 La Toscana

La Italia de los poetas, del Renacimiento y de algunos de las denominaciones vinícolas más famosas del mundo, como el Chianti o el Brunello de Montalcino, nos aguarda en nuestra ruta entre la marmórea Florencia y la señorial Siena. Partiendo de Florencia hacia el sur el viaje se convierte en un regalo cromático para nuestra vista, donde los colores del paisaje se funden en nuestras retinas, evocando los lienzos de Leonardo da Vinci y sus contemporáneos.

La Toscana nos sorprenderá por el colorido de sus paisajes, sus edificios, pueblos fortificados y obras de arte tan abundantes que incluso errando nuestro camino, la Toscana siempre nos seducirá allá donde lleguemos…

 

CLIMATOLOGÍA:

El clima en la Toscana es agradablemente templado tanto en los meses de primavera como en otoño y frio durante los meses de invierno (muy similar al clima de las regiones centrales de España). Se trata de una región de pocos vientos con excepción de la zona del litoral tirreno en Marina di Pisa y Tirrenia. El promedio de lluvias es algo más elevado en la Toscana que en otras zonas de Italia, y su temperatura algo inferior que en las demás regiones hace que durante los meses de verano se disfruten agradables temperaturas especialmente en las colinas y zonas de montaña. El clima en Florencia puede ser extremo ya que al ser atravesada por el rio Arno la ciudad puede tener un grado de humedad muy elevado durante los meses de verano que aumenta la sensación de calor durante los meses de Julio y Agosto.

 

QUÉ VISITAR:

  • Florencia:

Podéis realiza un paseo por el centro para conocer la Plaza del Duomo con la Iglesia de Santa Maria del Fiore, el campanario de Giotto y el Baptisterio de San Giovanni. A continuación visitar de la Galería de los Uffizi (cerrada los lunes).

También tenéis la posibilidad de realizar una excursión por los alrededores más conocidos de Florencia o realizar un recorrido a pie para descubrir los lugares más emblemáticos de la familia Medici.

 

  • Pisa:

Pisa se encuentra aproximadamente a 100 km de Florencia. Allí podéis visitar la extraordinaria Plaza de los Milagros, que ofrece la más espectacular concentración de edificios románicos de Europa. No os olvidéis de visitar también la Catedral y el Baptisterio.

Una buena opción para pasar la tarde es conducir hasta Lucca, a 20 minutos aprox., para conocer su original Plaza Anfiteatro, uno de los lugares más pintorescos de la ciudad, construida en el interior del viejo anfiteatro romano del siglo II que fue parcialmente destruido. La estructura oval del viejo anfiteatro ha sido ocupada por viviendas y en el centro permanece libre el espacio de la arena, transformado en una plaza con terrazas para tomar café. La mejor forma de conocer la ciudad es rodearla a pie o en bicicleta. Su muralla intacta, de aproximadamente 5 km, ha sido transformadas en un paseo elevado sobre los tejados de las casas, lo cual permite ver la ciudad en un modo único. Se puede alquilar las bicicletas en la Oficina de Información Turística.

 

  • Región del Chianti:

Pocos lugares en el mundo como la zona del Chianti logran ofrecer escenarios tan ricos y sugestivos; dulces colinas con bosques y paisajes diseminados de cipreses, campos cultivados que se alternan con viñedos y olivares y viejas casas rurales, iglesias, castillos medioevales y antiguos poblados que cuentan la historia de esta región. Entre Florencia y la refinada Siena un recorrido por la ruta del Chianti nos develará encantadores pueblecitos de callejuelas empedradas y antiquísimas plazas que irán demostrando su extemporánea esencia italiana.

El corazón del Chianti es Greve in Chianti, situado en el medio del valle cultivado a viñedos y olivos, cerca del río Greve. En Greve podéis entrar en contacto con la cultura del vino gracias a una degustación en el prestigioso marco de Villa Vignamaggio. Esta maravillosa villa renacentista del sig. XIV, que cuenta con los viñedos más antiguos de la región de Chianti Classico, ha sido escenario de películas (Mucho ruido y pocas nueces de Kenneth Branagh) y es el supuesto lugar de nacimiento de la Monna Lisa.

Podéis seguir descubriendo esta región siguiendo por la Via Chiantigiana remontando la colina se encuentra Panzano, una pintoresca y pequeña ciudadela desde la que se domina una inmensa plantación de viñedos y olivos. Merece una visita también Castellina in Chianti (a 15 km) que conserva el aspecto medieval de los siglos XIII y XIV. Está dominado por la histórica fortaleza, que consiste en un edificio defensivo alto y coronado por un torreón aún más grandioso. Pintoresca es la calle Via delle Volte, un camino de techos arqueados donde el presente se funde con un antiguo sabor a leyendas. A pocos kilómetros se encuentra Radda in Chianti, un pueblo de encanto medieval. La estructura de la aldea es un recuerdo de su pasado como ciudad fortificada, con un plano elíptico, entradas de acceso y calles tortuosas.

 

  • Siena:

Aprovechad un día para conducir hasta la provincia de Siena en la que se hayan algunos de los pueblos más atractivos de Toscana: San Gimignano, bastión de la ruta de los peregrinos, con su torres medievales y Volterra, heredera de un asentamiento etrusco. Ambas ciudades se suelen mencionar al mismo tiempo de forma admirativa, pero sus diferencias sobrepasan con mucho sus semejanzas. Las inconfundibles torres, plazas y calles medievales de San Gimignano ganan en cuestión de belleza, mientras que el más anguloso perfil de Volterra crea una atmosfera donde parece posible que las gárgolas de piedra cobren vida de forma espontánea.

En la propia ciudad de Siena podéis visitar la Basílica de San Domenico, dar un paseo por la calle principal, Via Banchi di Sopra y visitar el Duomo. Terminando la visita en Piazza del Campo. Siena es famosa también por su gastronomía; aconsejamos quedarse para almorzar y hacer una parada en una de las pastelerías del centro para probar sus famosos dulces.

Una buena opción para pasar la tarde es conducir hasta Arezzo, a una hora aprox. de Siena, que ha mantenido su característica estructura medieval de gran valor artístico e histórico. Arezzo es conocida también por haber sido la patria de artistas y literatos importantes como Francesco Petrarca. Hoy en día merece una visita la casa de Vasari. Otros lugares de interés son, sin duda, la Iglesia de San Francesco, un espléndido templo que alberga en su interior los frescos de Piero della Francesca. Su plaza principal, la Piazza Grande, es considerada una de las más bellas de Italia. En Arezzo se rodó la parte inicial de la película “La vida es bella”.

En muy recomendable también recorrer la zona al sur de Siena, llamada Creste Senesi, una zona de onduladas colinas surcadas por escarpados precipicios que regala la vista con clásicas imágenes toscanas, como la de las cumbres coronadas por un solitario ciprés o hileras de colinas que se desvanecen unas tras otras en la distancia. Esta zona tiene mucho que ofrecer: los altivos centros medievales del vino situados sobre colinas de Montalcino o Montepulciano y la gracia renacentista de Pienza, un ejemplo precoz de idealismo urbanístico.

Montepulciano, conocido especialmente por sus palacios del renacimiento, la belleza de sus iglesias y para el vino tinto “Nobile”, uno de los vinos más apreciados de Toscana.

Después podéis seguir el recorrido hacia Pienza, a 13 km de distancia, ciudad del Papa Pío II, joya del Renacimiento y primer ejemplo de proyecto de Plan urbanístico realizado por Rossellino. Es muy agradable aventurarse por las calles con nombres sugestivos, como la Vía dell’Amore (Calle del amor) o Vía del Bacio (Calle del beso), llena de características tiendas que ofrecen los productos típicos del Valle d’Orcia, entre los cuales encontramos el famoso pecorino (queso de cabra).

Otro pueblo que merece una parada es Montalcino, a 31 km de Pienza, aunque sea sólo para probar el Brunello de Montalcino, uno de los mejores vinos tintos del mundo.

 

La Costa Amalfitana

Nápoles y su Golfo constituyen un espacio único no sólo por su heterogénea conformación geográfica sino también por su historia y cultura. En su centro se asoma Nápoles, antaño capital borbónica, célebre por la pizza, sus mil caras y contradicciones, y su complicada relación con el Vesubio, cuyas cenizas sepultaron Pompeya y Herculano.

La monumentalidad de la antigua república marinera de Amalfi, el romántico nido de águilas de Ravello y el pueblecito de Positano, una de las mecas de los años licenciosos de la Dolce Vita y las celebridades del cine desde la década de los 50, son paradas obligadas a lo largo de la deliciosa carretera encajonada entre el mar y la montaña que salva la treintena de kilómetros que forman la Costa Amalfitana, o la Costiera, como le dicen aquí a este refugio de ricos y famosos, perfecto para ser recorrido a lomos de un descapotable.

 

CLIMATOLOGÍA:

En líneas generales Italia tiene un clima agradable todo el año debido a la influencia del Mar Mediterráneo sobre gran parte del país y la protección que ofrecen los Alpes en la frontera norte del país, no obstante, podemos encontrar variaciones climáticas en función de la geografía del país:

– en el norte el clima es más continental por lo que los inviernos suelen ser mucho más duros, el frío y la humedad son elevados. Sin embargo, según se va descendiendo al sur las temperaturas se suavizan y el clima es mucho más benigno por lo que Sicilia disfruta por ejemplo de temperaturas relativamente suaves en pleno invierno.

– El interior del país suele ser más seco por lo que las temperaturas son siempre más extremas. La costa por el contrario presenta temperaturas siempre más suaves debido al efecto del mar Mediterráneo.

 

QUÉ VISITAR

  • Nápoles:

Nápoles es la ciudad borbónica más representativa del sur Italia. Nuba recomienda empezar vuestro recorrido con la visita de la Piazza del Plebiscito (el nombre de la plaza celebra un plebiscito en el cual el 21 de octubre de 1860 el sur de Italia, el entonces Reino de las Dos Sicilias, se unió al Piamonte de los Saboya) y la Basilica de San Francisco de Paula. Continuar a pie hasta la iglesia de Jesús construida en el siglo XVI que conserva en la fachada el aparejo almohadillado del siglo XV del Palacio Sanseverino (antes de ser una iglesia, el edificio perteneció a la familia Sanseverino, que había construido aquí su “palacio real”) y nos introduce en la religiosidad barroca de la ciudad.

Seguir con la visita externa del Palacio Real, hoy sede del Museo Nacional de Capodimonte, uno de los más importantes del mundo para la pintura y las artes decorativas, el Teatro de San Carlos y la Galería Umberto I. El recorrido terminará con la visita externa del Castel Nuovo, conocido popularmente como Maschio Angioino, construido por la familia francesa de los Anjou.

Una vez visitado Nápoles podéis alquilar un vehículo y conducir por la costa unos 58 kms a través de la Autostrada to Vietri sul Mare y luego por la SS163 hasta llegar a los bellos pueblos de la Costa Amalfitana.

Es recomendable visitar, en ruta hacia la Costa Amalfitana, el sitio arqueológico de Pompeya (a 25 Km de Nápoles), donde un guía privado revelará los misterios de esta antigua ciudad que en el año 79 d.C, fue enterrada totalmente con la erupción del Vesubio. Pompeya comenzó a ser excavada en el siglo XVII y en la actualidad dos tercios de la ciudad han vuelto a ver la luz, por lo que se ha convertido en un sitio único, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

  • Costa Amalfitana:

Descubrid la Costa Amalfitana, con sus pueblos escarpados en los cerros, el mar profundamente azul y una carretera que serpentea entre plantaciones de olivos, limoneros, naranjos y viñas. Así es la costa amalfitana, una franja de unos 50 km a lo largo de un promontorio, que constituye una de las zonas costeras más bellas de Europa, meta de artistas, pintores e intelectuales como Wagner, Greta Garbo, Picasso, Klee, Pirandello, Steinbech, Zeffirelli o Warhol.

Es recomendable conocer pueblos imprescindibles como Ravello, Positano y la monumental Amalfi, así como otros secretos mejor guardados como Cetara, Atrani, Minori, Praiano o Conca dei Marini.

 

Capri

Isla de asombrosas cuevas y hermosos paisajes de montaña, la escarpada Capri es un destino idóneo para cualquier persona que ama la naturaleza junto al mar. En el pasado, Julio César venía hasta esta isla italiana para relajarse. Con una costa panorámica, hermosas villas y boutiques de lujo, Capri ha sido un destino turístico muy popular desde la década de los 1950.

CLIMATOLOGÍA:

El clima de Capri, influenciado naturalmente por el mar, es templado, agradable y saludable en primavera y verano. En invierno bajan las temperaturas.

 

QUÉ VISITAR

Desde el puerto de Nápoles debéis coger el hidrofoil para la isla de Capri (40 min. aproximadamente), la más famosa del Golfo de Nápoles.

A continuación comenzar el recorrido a pie para descubrir la isla. Capri da la bienvenida a los viajeros con la alegría del colorido puerto de Marina Grande, invita a la vida al aire libre que es la Piazzetta, encanta con la belleza de lugares como la Cartuja de San Giacomo, sorprende con impresionantes vistas. Entre los distintos senderos panorámicos, destaca el que conduce desde Capri hasta el Belvedere de Tragara, un mirador con vistas a los “Faraglioni”, unos farallones que emergen a poca distancia de la costa.

Nuba os recomienda un en barco privado para disfrutar del día descubriendo la extraordinaria belleza de un tramo único de la costa, cuyo encanto ha dado la vuelta al mundo, con posibilidad de nadar frente a la Gruta Azul.

Sicilia

Sicilia, última frontera de Italia antes de que África irrumpa en el panorama. En ella descubriréis el Mediterráneo aislado que se convirtió en suculento botín de griegos, romanos, púnicos, bizantinos, árabes, normandos, y españoles. Una civilización compleja que ha forjado el carácter de los sicilianos, siempre a caballo entre ritos de vida y simbología de muerte.

En su viaje por tierras italianas, Goethe consigna la impresión que Sicilia le produjo con esta frase: “Italia sin Sicilia no grabaría ninguna imagen en el alma: aquí se encuentra la clave de todo”.

Y es que esta isla del sur italiano, atesora paisajes fértiles que cambian a cada paso y un agradable clima que iremos descubriendo con esta ruta que discurre entre Palermo, la capital, y que bordea la costa del mar Tirreno por el sur, hasta llegar a Taormina. El centro de Palermo es pura fusión de estilos, una amalgama de las diversas culturas que han pasado por la isla, y donde encontraremos uno de los espacios religioso más bellos del mundo, la Capilla Palatina en el Palacio de los Normandos, que posee ricos mosaicos y artesonados.

No muy lejos de la capital, se erige la catedral de Monreale, la gran joya del arte normando que lleva ocho siglos deslumbrando a quienes la visitan. Ya situados en el interior de la isla merecen una visita casi obligada los enormes mosaicos de la Villa Romana de Casale cerca de Piazza Armerina. Para terminar vuestro viaje, estas tierras os brindan un espectáculo eterno y único, donde pocas veces arquitectura y naturaleza conviven de un modo tan armónico, hablamos del antiguo teatro griego de Taormina y la cumbre del Etna, el volcán en activo más alto de Europa.

 

CLIMATOLOGÍA:

Sicilia posee un clima típicamente mediterráneo, con inviernos suaves y templados y veranos muy calurosos. Durante el mes de Agosto se pueden alcanzar fácilmente los 40ºC. La temperatura media anual oscila entre los 17 y los 19ºC en las zonas más costeras y desciende hasta los 10ºC en las áreas más elevadas de la isla. En la cumbre del Etna la temperatura desciende gradualmente hasta poder alcanzar los 0ºC.

La mayor época de precipitaciones en Sicilia es durante el periodo de octubre-enero, coincidiendo con las estaciones de otoño e invierno, si bien no suelen ser precipitaciones muy elevadas.

 

 

QUÉ VISITAR

  • Palermo:

Si alquiláis un coche podéis dirigiros hacia Monreale, un pueblo situado a 8 km de la capital Siciliana, para visitar la Catedral normanda, considerada uno de los mayores logros del arte normando en el mundo, famosa por los impresionantes mosaicos dorados que cubren todo su interior y el claustro Benedictino.

De vuelta en Palermo visitad la Capilla Palatina en el interior del Palazzo de los Normandos, que es la actual sede de la asamblea Regional Siciliana. La construcción de la Capilla fue llevada a cabo por artesanos griegos, normandos y árabes a fin de que representara todas las religiones de Sicilia de la época. Está revestida de monumentales mosaicos de fondo de oro con imágenes religiosas que intercalan elementos naturalistas.

A continuación podéis visitar la Catedral de Palermo, caracterizada por diversos estilos arquitectónicos. Fue basílica paleocristiana, mezquita durante la dominación musulmana, y templo cristiano en época normanda. Bajo el suelo de sus naves yacen emperadores y reyes como Enrique VI, Federico II y Constanza de Aragón, personajes históricos fundamentales para entender la historia de Sicilia.

La visita continúa a través de algunas de las plazas y calles más importantes de Palermo: la Plaza Pretoria, Quattro Canti, Corso Vittorio Emanuele. Además podéis visitar la Plaza Marina y a continuación el exterior del Teatro Massimo, que ocupa el tercer puesto entre los teatros más grandes de Europa.

  • Erice:

Coged de nuevo el coche rumbo a Erice, ciudad medieval sobre el Monte San Giuliano a 750 metros, con vistas espectaculares de la costa, sus islas y salinas. Nuba sugiere visitar la catedral y realizar un paseo por las callejuelas de la ciudad que llevan hasta el Castillo.

  • Agrigento:

Desde Erice podéis ir hacia Agrigento y visitar del conjunto arqueológico de Agrigento, el Valle de los Templos con guía privado de habla hispana. Aquí se encuentran imponentes templos en estilo dórico, construidos con toba, una roca calcárea que, al ocaso, intensifica su particular coloración dorada creando un efecto único y extraordinariamente sugestivo. Los templos están extraordinariamente bien conservados y toda la zona arqueológica (que incluye también los restos de la Acrópolis) está considerada Patrimonio de la Humanidad. Los tres templos dóricos principales se asientan en lo alto de una colina rocosa, con el mar distante de fondo. Los rodean olivos enormes y retorcidos, algunos puede que daten también del siglo V a. de C. El templo de la Concordia es el mejor conservado, porque al ser convertido en iglesia en el siglo VI, se prolongó su mantenimiento.

  • Piazza Armerina:

En Piazza Armerina podéis visitar la Villa Imperial Romana del Casale con 3.500 m cuadrados de mosaicos y declarada Patrimonio de la Humanidad. Es un complejo de edificios que constituyen el descubrimiento arqueológico más importante de la Sicilia Romana.

  • Taormina:

Y para terminar el viaje visitad Taormina, que es sin lugar a dudas una de las joyas sicilianas. Cuna de descanso de algunos de los escritores más importantes del siglo XX como Truman Capote, Tenessee Williams, Thomas Mann o Cocteau entre otros, y de artistas como Greta Garbo, Cary Grant, Dalí, Orson Welles o Rita Hayworth, Taormina ha dejado de ser un lugar de reflexión para formar parte de uno de los ejes del turismo de lujo de Sicilia. Cabe destacar sobre manera el Teatro griego cuya importancia se evidencia en el posterior uso que continuaron los romanos y la panorámica de la bahía de Naxos y el Etna al fondo que hacen del Teatro de Taormina una de las postales más recurrentes de nuestra visita a Sicilia. Paseando por las calles de Taormina, repletas de recuerdos típicos sicilianos, encontraremos reminiscencias de la ocupación de la corona de Aragón, como los detalles del palacio Corvaja o el Ciampoli de estilo gótico catalán, o calles floridas de corte medieval, sin obviar la catedral de Taormina, el Duomo de San Nicolo, la villa comunal con sus jardines, o el palacio de los Duques de San Stefano, uno de los mejores ejemplos de arquitectura Normanda de la isla.

También podéis valorar la opción de disfrutar de un paseo en Jeep al volcán Etna, donde la acción de la lava está todavía presente.

 

Si queréis saber todo lo que no puede faltar en vuestra maleta para este viaje tan especial, no os perdáis la newsletter de hoy, donde os cuento todos los consejos que nos da NUBA acerca del equipo recomendado.

 

MONEDA:

La moneda oficial es el Euro.

LENGUA:

La lengua mayoritaria es el italiano.

RELIGIÓN:

La religión mayoritaria es la católica romana (90%) aunque hay comunidades judías y protestantes y una creciente minoría musulmana.

 

Sígueme a través de las redes sociales: FacebookTwitter,  Instagram y Pinterest.

Si quieres recibir más consejos e ideas para tu boda y no perderte ninguna de las novedades de Lluvia de Arroz SUSCRÍBETE AL BLOG, además, al inscribirte recibirás “el calendario de vuestra boda”, con todos los pasos que debéis seguir a la hora de organizar vuestra boda perfecta.

Fotografías e información facilitadas por: NUBA

Leave a reply

Message

Name

Website

Si no quieres perderte ninguna de las novedades de Lluvia de Arroz suscríbete al blog

Toda pareja tiene una idea de cómo quiere que sea su boda

mi trabajo es ayudaros a hacerla realidad

Solicitar una cita

Para solicitar una cita podéis llamarme al 654 165 975 o rellenar el siguiente formulario y contactaré con vosotros lo antes posible


Todavia no tenemos fecha




Acepto los Términos y condiciones